7 consejos para mantener tu casa fresquita en verano

Es verano y las altas temperaturas que vienen con él pueden trastocar la comodidad de nuestras casas. El calor, en ocasiones, se hace insoportable y nos obliga a buscar soluciones como instalar aires acondicionados o ventiladores. El problema es que el aire acondicionado no le sienta bien a todo el mundo y el ventilador puede llegar a ser muy ruidoso y no tan eficaz a la hora de bajar los grados. De este modo, solo podemos buscar formas y trucos para mantenernos frescos en casa. ¿Quieres saber más? Aquí te damos 7 consejos para mantener tu casa fresquita en verano. 

1. Baja las persianas 

Es importante que bajes las persianas o los estores de todas las estancias en las horas de más calor, excepto aquellas que esté usando. Así evitarás que la temperatura del interior aumente porque la luz solar no penetrará por las ventanas. Puedes aplicar este truco especialmente cuando las ventanas de tu casa se orienten al sur o al oeste. 

Baja las persianas o los estores para mantener tu casa fresquita en verano

2. Coloca toldos 

Si tu casa está muy expuesta al sol, lo mejor será colocar unos toldos que protejan las ventanas del exceso de rayos solares. Si además de una persiana, utilizas un toldo, conseguirás que tu casa se mantenga fresca. 

3. Usa el extractor cuando cocines 

A la hora de cocinar, es bueno utilizar el extractor para que el calor que se genera abandone la cocina y para evitar que las habitaciones contiguas se calienten mucho. 

4. Evita encender muchas luces 

Por muy pequeña que sea una bombilla, emitirá calor. Por eso, es mejor tener encendido solo lo imprescindible. Incluso, es más aconsejable dejar la persiana hasta la mitad antes que encender alguna luz. También se recomienda instalar bombillas LED. 

5. Utiliza el horno solo lo necesario 

El horno es el electrodoméstico que más calor genera en la casa, aunque esté cerrado. Por lo tanto, evita usarlo porque aumenta la temperatura, tanto de tu cocina, como de las estancias cercanas a ella. Asimismo, se enfría lentamente, de forma que el efecto del calor durará bastante tiempo. 

Utiliza el horno lo menos posible porque emite mucho calor.

6. Escoge bien los tejidos 

De la misma manera que cambiamos la ropa de invierno por la de verano, así tendremos que hacer con los tejidos que usamos en casa. Utiliza sábanas de algodón o de lino que son muy fresquitas para el verano.  

También puedes usar tejidos de este tipo para cubrir tu sofá si es de piel o terciopelo, o fundas específicas para el verano. A pesar de que estos trucos no disminuirán la temperatura de tu casa, si que mejorarán la sensación térmica. 

7. Mantén tu casa ventilada 

Es el último truco que te contamos, pero el más importante. Es necesaria una buena ventilación para mantener tu casa fresquita este verano. Por ello, intenta ventilar por las mañanas, bien temprano, para evitar que entre el calor.  

Además, si dispones de mosquiteras en las ventanas, puedes ventilar también por las noches, cuando el aire es más fresco, sin tener que preocuparte por si entra algún insecto. 

Si quieres más información, ¡contacta con nosotros!  

En SPACIO4 estaremos encantados de resolver tus dudas.