Cómo preparar tu casa para el verano

El verano ya está aquí y es hora de poner a punto tu hogar (si es que no lo has hecho ya…) para disfrutar de esta época. Y para ello, debes revisar los aparatos de aire acondicionado, arreglar la terraza, ¡o también puedes darle un toque de color! En este Blog te contamos cómo preparar tu casa para el verano. 

¡Toma nota de estos consejos! 

Si tienes aire acondicionado, revísalo 

La semana pasada ya pasamos por una ola de calor que nos puso en alerta sobre lo que podría pasar este verano. Llega una época de temperaturas muy altas, por eso, te aconsejamos que compruebes el sistema de aire acondicionado de tu casa. Limpia o cambia los filtros (si es necesario), y piensa en la posibilidad de pedir ayuda a un profesional que haga una revisión completa y que se encargue de su mantenimiento.  

Limita el uso de las luces y electrodomésticos 

No bajes demasiado las persianas porque si estás en penumbra, tendrás que encender las luces que emitirán aún más calor y pagarás más en la factura de la luz. Por lo tanto, deja que la luz se cuele lo suficiente por los huecos de las persianas. 

Del mismo modo, los electrodomésticos emiten calor, sobre todo el horno, el lavavajillas o la lavadora. Para evitar este problema, es mejor que los utilices en las horas en las que bajen las temperaturas o cuando no tengas que estar en la cocina. 

Ventila, al menos, dos veces al día 

Abre las ventanas a primera hora de la mañana y por la noche. Deja que entre el aire fresco de vez en cuando. Además, puedes ventilar durante el día si tu vivienda dispone de ventilación cruzada, que se trata de la ventilación natural de la vivienda generando corrientes naturales al abrir ventanas contrarias. De esta manera, se renovará el aire y eliminarás el polvo y los ácaros que se acumulan en el hogar. 

Abre las ventanas a primera hora de la mañana, y por la noche.

Dale un toque de color a tu hogar 

Puedes cambiar la decoración si te resulta muy invernal, y pasar a colores más veraniegos. Apuesta entonces por los tonos suaves: blancos, azules claros, verdes, o verdes que simbolicen la naturaleza. No es necesario que te gastes mucho dinero, basta con que coloques unos cojines, jarrones o flores que aportarán alegría a tu casa. 

Prepara tu jardín o terraza 

Después del invierno y las lluvias, es posible que tu terraza o jardín no esté en buenas condiciones. De esta forma, puedes pintar las paredes para evitar que aparezcan humedades o renovar la decoración. Asimismo, puedes instalar una barbacoa, ¡ideal para las noches de verano con familia o amigos. 

Si estás en busca de una propiedad, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de profesionales de Spacio4.