Cómo calcular el valor de una casa 

¿Estás pensando en vender tu casa, pero no sabes por dónde empezar? El primer paso, y el más importante, es calcular el precio de la vivienda. Este procedimiento se denomina tasación, y se debe hacer en base a unos criterios específicos como es el estado de la vivienda, dónde se ubica, los servicios que tiene cerca, etc. Si no sabes cómo hacerlo… sigue leyendo, porque en este artículo te daremos las claves necesarias para que superes esta prueba con nota.  

Claves para calcular el precio de tu vivienda 

Es necesario analizar la vivienda: ¿Cuál es su estado?, ¿dónde se encuentra?, ¿tiene cerca servicios como supermercados, colegios, transportes, etc.? Debes tener en cuenta toda una serie de factores que te permitirán conocer el valor de mercado de tu casa y fijar un precio de venta. 

Será más caro vivir en el núcleo urbano.

1. La ubicación  

A la hora de conocer el valor de una vivienda, es fundamental la localización. No es lo mismo que tu vivienda se sitúe en una capital de provincia que en un pueblo pequeño a varios kilómetros de la ciudad. Habrá diferencia de precio entre una y otra, porque el precio por metro cuadrado varía también. Además, dentro de la misma ciudad, es distinto vivir en el centro que a las afueras. Siempre será más caro vivir en el núcleo urbano, como ocurre, por ejemplo, con el centro de Madrid. 

De la misma forma, en el momento de valorar la vivienda influyen otras condiciones:  

  • El número de habitantes de la población. 
  • Los servicios que haya cerca (centros educativos, centros de salud u hospitales, supermercados, farmacias, gimnasios…). 
  • Cómo de bien esté comunicado, es decir, los servicios de transporte que haya próximos a la vivienda (paradas de autobús, metro o tren). 
  • La actividad o el ocio de la zona: si hay bares, restaurantes, o espacios de ocio y diversión (cines, museos, teatros, etc). Si hay parques o zonas ajardinadas cerca también es importante, sobre todo ahora tras el confinamiento, ya que hemos empezado a valorar (más aún) los espacios abiertos.  

 

2. El estado de la vivienda 

Hay que prestar atención a las características y estado del inmueble, pero también al estado del edificio (si se trata de un apartamento). Cuanto mejor esté un inmueble y menos años tenga, más valor tendrá. 

Respecto a la vivienda, son importantes las dimensiones (número de habitaciones y estancias) y materiales de construcción, así como el año en el que se construyó. No valdrá lo mismo una vivienda antigua, que una de reciente construcción. 

Si la vivienda se encuentra dentro de una urbanización se valorarán, además, las zonas comunes que ofrece: piscina, gimnasio, sauna, jardines, etc. Si el edificio tiene ascensor o garaje también es un plus. 

Las zonas comunes que ofrezca la finca influirá en el precio final.

3. Acude a un experto que te ayude 

Si quieres saber el precio de tu casa de forma fiable y sin dolores de cabeza, lo mejor será consultar a un profesional que te ayude a calcular el valor y te ayude a venderla en el caso de que así lo quieras.  

Si quieres vender tu vivienda a través de un servicio de profesionales dedicados y experimentados, ¡no dudes en contactar con nosotros! Estaremos encantados de atenderte.